Cómo se alimenta el feto

Si estás en cinta seguro que te has preguntado cómo se alimenta el feto y si estás haciendo lo correcto para que el embarazo vaya correcto y sin ningún tipo de riesgo. Controlar lo que comemos y el ritmo de vida que llevamos como madre que está gestando es fundamental para que tu hijo nazca sin complicaciones y sano desde el primer momento pero, ¿sabemos la manera en la que se desarrolla un embrión desde dentro cuando todavía tiene poca edad?

¿Cómo se alimenta el feto en el vientre de la madre?

Muchas parejas o mujeres solteras que van a ser madres sienten una enorme curiosidad por saber cómo se alimenta el feto y por qué es tan importante que sigamos una serie de normas o pautas en el periodo de gestación. Al principio, hacia la semana tres, los embriones están formados solo por unas decenas de células y necesitan nutrirse para seguir creciendo. La comida y el oxígeno vienen directos de su progenitora y es por esto que debemos cuidar hasta el más mínimo detalle.

Desde la decidua, que es la capa interna del útero, el embrión se implanta y va moviéndose hacia la cavidad uterina (a la que llega en la cuarta semana de embarazo) cogiendo la posición invertida. En la semana ocho la nutrición del futuro bebé se vuelve crucial y está aquí el momento en que la madre tiene que «pensar por los dos» El desarrollo de la placenta, que es el elemento que hace de filtro para el feto, es lo que determina cuáles son los nutrientes que entran a través de la pared y cuáles no.

¿Cómo es el desarrollo de la placenta?

Cuando la mujer lleva ocho semanas embarazada y todo ha ido correctamente, la placenta comienza a formarse en el interior de ésta a fin de formar esa capa protectora que envuelva al bebé durante todo el periodo previo al alumbramiento. Mientras que se va desarrollando, con el paso de los días adquiere la capacidad nutricional de la que debe estar compuesta y entonces, se convierte en un elemento que no le puede faltar a nuestro pequeño embrión.

Las vellosidades corlales, que se encuentran sumergidos en los lagos vasculares de la sangre materna, se establece un pequeño conducto y así es como se alimenta el feto. Los nutrientes que pasan desde aquí son, además del oxígeno, la glucosa, los ácidos grasos, la inmunoglobulinas y otras muchas sustancias. Por el contrario, del feto a la madre pasan ácidos como el CO2, el láctico y otros productos de desecho a fin de poder limpiar al embrión desde dentro.

¿Puede la placenta desarrollarse mal?

Que la placenta se desarrolle mal es uno de los miedos más comunes en las mujeres embarazadas. A pesar de que es algo que no suele ocurrir no podemos evitar pensar en las posibilidades cuando hablamos de cómo se alimenta el feto y cuál es el instrumental que necesita para hacerlo de manera adecuada. Es importante saber en este punto que ésta no se crea hasta varias semanas después del estado y por lo general, con las revisiones óptimas, todo estará controlado.

La existencia de una placenta previa y la rápida respuesta del organismo materno son dos puntos que debemos tener en cuenta ante la pregunta que antes nos hemos hecho. Las defensas que una mujer embarazada desarrolla a razón de proteger a su futuro hijo es algo que no podemos ver desde fuera pero que realmente existe dentro. Dicho esto, con los cuidados oportunos, respetando las revisiones médicas y llevando una vida saludable no tiene que haber ningún problema y por supuesto, todo será mucho más fácil.

¡Comenta lo que quieras!