Saltar al contenido

Desayunos saludables para niños, ¿cuál sería el favorito de tu hijo?

¿Cuáles son los desayunos más saludables para niños?

 

Una mañana se te ha hecho tarde para llevar a los niños al colegio, luego te das cuenta que no se te ocurre una alternativa saludable y fácil para un buen desayuno ¿Te parece familiar la historia? Pues en este post ¡Tenemos la solución!  El desayuno saludable para los niños ya no será un problema.

¿Cómo debe ser un desayuno saludable?

Un desayuno debe ser alto en fibra e incluir proteínas vegetales o animales, fácil de digerir y que aporte los nutrientes necesarios para comenzar  la jornada diaria con energía.

¿Deben desayunar distinto los niños?

Hay que tomar en cuenta que los niños tienen unos requerimientos calóricos diferentes a los de los adultos, ya que están en constante crecimiento y por eso necesitan de una dieta especialmente equilibrada, sana y rica en azúcares naturales.

A pesar de esto, no hay que restringir su alimentación por completo pero sí limitar en la medida de lo posible alimentos muy procesados y aditivos, embutidos, salsas, colorantes y conservantes artificiales.

Diseña tu propio desayuno sano

Te brindamos una serie de soluciones rápidas, sencillas y saludables para crear el desayuno de los niños. Además, como los más peques de la casa sueles cansarse rápido te recomendamos que las combines y juegues con ellas para que sea variado e incluso ¡divertido!

Tostadas integrales

Son una alternativa bastante práctica, fuente de fibra y carbohidratos que ofrece un abanico de posibilidades. Estas pueden estar acompañadas con una proteína (huevo, atún, pollo), se le puede untar  mantequilla; (maní, almendras, avellanas) del mismo modo, puedes incluir tomate o lechuga ya que aporta la frescura y los antioxidantes necesarios para una dieta equilibrada.

Pan integral en el desayuno

Fruta

Son fuente de vitaminas minerales fibras y antioxidantes ¡una maravilla! Y lo mejor de todo es que te brinda una amplia gama de opciones:

Desde fresa, piña, manzana, banana, melón, lechosa, pera, patilla, hasta mermelada o frutos secos de granola, puedes acompañarla con yogurt, wafles o sencillamente preparar una ensalada.

Es de vital importancia comerla entera y no en un zumo ya que se en este se pierde mucho la fibra, además de que se añade azúcares refinados en su preparación.

Lácteos

Existe mucha controversia con respecto a su consumo, muchos expertos en nutrición señalan que, si bien es cierto que son fuentes de vitaminas y calcio, no son necesarios para el organismo.

Además, la lactosa se hace difícil de digerir si no se tienen las enzimas encargadas de la misma, por ende hay muchos niños que son intolerantes a la lactosa y en este caso se recomienda eliminar el lácteo y buscar otras opciones como la leche de almendras, que no sólo sustituyen a la leche de vaca por ser una vegetal, sino que además son fuente de calcio.

Los especialistas también indican que ciertos lácteos como el yogurt griego son altos en calcio y en proteínas; por eso, es considerado un superalimento. Este puede usarse como acompañante de la fruta o la granola, otra alternativa puede ser queso de cabra o bajo en sal para las tostadas o el pan integral.

Los lacteos no son imprescindibles

Galletas y cereales, ¿sí o no?

Las galletas y cereales que se comercian en las tiendas por lo general contienen una gran cantidad de conservantes, azucares refinados, colorantes y aditivos que no resultan sanos para los niños.

El consumo de ellas en exceso puede desencadenar a mediano o largo plazo enfermedades como la diabetes y obesidad infantil, así que hay que tener especial cuidado y control al digerirlas.

De vez en cuando, es bueno darle un gusto a tu hijo, pero procura hacerlas en casa ya que así puedes sustituir la harina de trigo por harina de trigo integral o en el caso de ser celiaco, harina de avena, de almendras, de coco u amaranto. Si tu hijo es celiaco pero no conoces bien todos los productos o como revisar el etiquetado, en Contenido365 hemos creado este post para enseñarte las dietas más recomendadas para celiacos.

Existen innumerables alternativas para sustituirla que como agregado especial le proporcionan un sabor diferente, también puedes probar agregando frutos secos, chispas de chocolate o pasas. Hazlas un fin de semana con tu hijo, la idea es crear unas deliciosas galletas y darle espacio a la creatividad.

¿Son buenos los cereales en el desayuno?

Recetas de alternativas caseras a productos industriales

Te ofrecemos estas opciones para que te olvides de los productos industriales, te resultaran súper fáciles, económicas y lo más importante, son muy saludables. ¡Vamos a echarle un vistazo!

Crema de cacao saludable

La mayoría de las cremas de cacao están hechas a base de aceite de palma, que es un ingrediente perjudicial para la salud; además, contienen altas cantidades de azucares refinados y conservantes.

Para hacerla saludable realiza estos dos cambios importantes: azúcar por edulcorante y aceite por crema de frutos secos.

Preparación:

Paso 1: Selecciona el fruto seco de tu preferencia 500gr (almendras, nueces, avellanas) puedes escoger una o mezclarlas. Tú decides si quieres darle un toque original.

Paso 2: Tritura los frutos secos y llévalas al horno en una bandeja en 200 grados centígrados por 5 minutos aproximadamente.

Paso 3: Colócalas en un procesador de alimentos, al momento tendrás una consistencia arenosa, por ello deberás licuar hasta obtener una mezcla cremosa (ten paciencia porque puede tardar un poco) mientras más elaborada la quieras, más tiempo debes licuar.

Paso 4: Una vez lista la crema agrega cacao en polvo y edulcorante a tu gusto. Vuelve a licuar y listo, aquí tienes una deliciosa crema de cacao saludable y te ahorrarás mucho a la hora de tus compras.

Tortitas caseras

Puedes preparar unas ricas tortitas modificando la mezcla tradicional, tal como te explicamos a continuación:

Tortitas de avena

Paso 1: Cambia la harina de trigo por una integral o de avena, almendras o maíz.

Paso 2: En lugar de leche completa usa desnatada, o las de origen vegetal, de soja o coco.

Paso 3: Usa aceite de girasol para prepararla.

Magdalenas y cupcakes

El favorito de los niños y  también de los adultos, sería un pecado eliminar de la dieta esta delicia , y es que ¿quién puede resistirse uno de estos a media mañana o en la tarde para merendar? Para que puedas incluirlos en la dieta sin descuidar la salud presta atención a los siguientes pasos:

Paso 1: Cambia  la harina tradicional por integral.

Paso 2: Reemplaza el azúcar refinado por miel, azúcar morena, o edulcorante.

Paso 3: Agrégale ralladura de limón o naranja, le dará un toque de frescura.

Paso 4: Si deseas hacerla aún más saludable, puedes sustituir la mantequilla tradicional por mantequilla de maní, almendras, avellanas o puré de banana ya que también le brinda cremosidad y no tendrás que añadir azúcar a la mezcla, funciona como dos en uno.

Magdalenas integrales

Bollitos de leche sanos

Los famosos bollitos de leche también tienen su versión mejorada y lo bueno es que solo debes hacer unos simples cambios.

Cambio 1: Leche completa por desnatada o vegetal.

Cambio 2: Levadura por polvo de hornear.

Cambio 3: Harina de trigo por integral (requiere un poco más de leche)

Cambio 4: Azúcar por edulcorante o fructosa.

Barritas de cereales caseras para el recreo

Quizás te has encontrado en el supermercado con las famosas barras nutritivas de cereal, las cuales resultan además de prácticas una merienda perfecta. Si quieres tu también puedes hacer tus propias barras.

Paso 1: Escoge uno o más cereales de tu preferencia, puedes incluir frutos secos

Paso 2: Coloca agua azúcar morena y miel a fuego lento hasta tomar una consistencia de caramelo

Paso 3: Unir todos los ingredientes.

Paso 4: En una bandeja con papel encerado puedes colocar la mezcla toda extendida y luego cortar las barras o hacer todas las barritas en rectángulos separados.

Paso 5: Llévalas a la nevera por un mínimo de 5 horas y…¡a disfrutar!

Barras de cereales a tu gusto

Hacer un desayuno saludable para niños como ves no es nada difícil, por ello te invitamos a poner en práctica todas estas opciones. Son sencillas, saludables y rápidas de preparar, estamos seguros que te sacarán de apuros más de una vez.

¿Qué esperas? ¡Manos a la obra!