Enfermedad de Crohn: complicaciones

¿Has oído hablar de la afección de Crohn? ¿Crees que puedes estar sufriendo esta patología inflamatoria intestinal? En este post te mostramos qué es y cuáles son las principales complicaciones de la enfermedad de Crohn.

¿Qué es la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn es una inflamación del intestino que puede afectar a cualquier parte del aparato digestivo, desde la boca hasta el ano; aún así, lo más habitual es que se dé en la parte final del intestino delgado (íleon) y al principio del grueso (ciego).

Enfermedad de Crohn: complicaciones

Esta enfermedad afecta a todo el grosor de la pared intestinal; además, puede afectar a unas áreas del intestino pero a otras no. Una de sus principales características es que puede ser dolorosa y, si no se trata a tiempo, puede poner en riesgo la vida de la persona que lo sufre.

Esta afección intestinal se caracteriza por una respuesta inadecuada del sistema defensivo de los pacientes ante factores ambientales de naturaleza u origen desconocidos; esto da como resultado la aparición de un estado inflamatorio crónico.

Tipos

A continuación te mostramos los distintos tipos en los que, en función de los síntomas y complicaciones, se puede dividir la enfermedad de Crohn:

  • Gastroduodenal: afecta al estómago y a la primera parte del intestino delgado, también conocida como duodeno.
  • Yeyunoileítis: forma secciones irregulares de inflamación en la parte superior del intestino delgado, denominada yeyuno.
  • Ileítis: afecta al íleon, la última área del intestino delgado.
  • Ileocolitis: es la afección más común de la enfermedad de Crohn y afecta al íleon y la colon.

Causas

Suelen ser varias las patologías que terminan desencadenando esta enfermedad; a continuación te mostramos cuáles son las causas más habituales:

  • Factores genéticos: para que te hagas una idea, un 20% de los pacientes que tienen esta patología tienen un pariente con alguna enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Factores inmunológicos: diversas alteraciones en el sistema inmunológicos pueden desencadenar una respuesta ante determinados alimentos o bacterias.

¿A quién afecta esta enfermedad?

La enfermedad de Crohn es la enfermedad inflamatoria intestinal que más afecta en España, con unos 100.0000 casos diagnosticados; además, el número de afectados se ha visto incrementado sustancialmente durante los últimos años.

Es importante señalar que esta afección inflamatoria intestinal puede afectar a hombres y mujeres por igual; aún así, es más frecuente en personas jóvenes, menores de 40 años. Para que te hagas una idea, una tercera parte de los casos surgen antes de los 20 años y también hay casos en niños.

Síntomas de la enfermedad de Crohn

Los síntomas de la enfermedad de Crohn suelen variar, entre leves y graves, en función de la zona afectada; en la mayoría de las ocasiones, los signos de esta patología surgen de forma gradual, aunque también pueden darse sin señales previas. A continuación te mostramos los principales síntomas de que esta enfermedad está activa en el organismo:

  • Diarrea crónica: también puede aparecer sangre.
  • Fiebre.
  • Fatiga.
  • Cólicos y dolores abdominales.
  • Sangre en las heces.
  • Llagas en la boca.
  • Falta de apetito y adelgazamiento.
  • Dolor o drenaje cerca o alrededor del ano: esto ocurre por la aparición de una fístula, una inflamación del túnel hacia la piel.

Estos síntomas pueden durar días o semanas; en cualquier caso, la recuperación completa y permanente no suele surgir tras un único brote, ya que suele reaparecer en intervalos irregulares a lo largo de toda la vida del paciente, en intervalos leves o graves.

Dolencias de la enfermedad de Crohn

En el caso de los niños, los principales síntomas de la enfermedad de Crohn suelen ser un crecimiento lento, la inflamación articular (artritis), fiebre o debilidad y la fatiga, provocada por la anemia.

Estos son los principales signos de esta patología; también es importante señalar que, en función de la zona donde esté localizada, las molestias suelen ser de una tipo u otro.

  • Intestino delgado: los principales síntomas son diarrea, dolor abdominal, debilidad, falta de apetito y pérdida de peso.
  • Colon: diarrea, en muchas ocasiones con sangre.
  • Ano: fístula, abscesos o úlcera.

Enfermedad de Crohn: complicaciones

Es fundamental que, para evitar complicaciones, la enfermedad de Crohn se diagnostique a tiempo. Estas son las principales riesgos de una inflamación del intestino son tratar:

  • Obstrucción intestinal.
  • Perforación del intestino.
  • Abscesos en el abdomen: se trata de bolsas de pus de la infección.
  • Fístulas.
  • Fisuras anales.
  • Cáncer de colon.

Además, esta patología puede provocar complicaciones en otras partes del organismo:

  • Cálculos biliares: depósitos de materia sólida en la vesícula biliar.
  • Mala absorción de nutrientes: el intestino delgado no absorbe los nutrientes de los alimentos.
  • Infección de las vías urinarias.
  • Cálculos renales.
  • Amiloidosis: depósitos de proteína amiloide en varios órganos.
  • Artritis: inflamación de las articulaciones.
  • Epiescleritis: inflamación de la esclerótica de los ojos.
  • Estomatitis aftosa: llagas en la boca.
  • Eritema nudoso: inflamación de los nódulos en la piel de los brazos y las piernas.
  • Espondilitis anquilosante: inflamación de la columna vertebral.
  • Sacroileítis: inflamación de las articulares de la pelvis.
  • Uveítis: inflamación de la parte interna del ojo.
  • Colangitis esclerosante primaria: inflamación de las vías biliares.
  • Pioderma gangrenoso: llagas de tonalidad púrpura oscura que pueden tener pus.

Cómo has podido comprobar, son muchas las complicaciones que pueden darse si no se trata correctamente la enfermedad de Crohn; aún así, las más importantes, ya que son las más dolorosas y frecuentes, suelen ser la obstrucción del tubo intestinal y la formación de una fístula.

Obstrucción del tubo intestinal

La inflamación de los interiores de la pared intestinal y los forros interiores pueden provocar una obstrucción del tubo intestinal. Las paredes plegables del tubo suelen incorporar los músculos que propulsan la comida mediante contracciones y relajaciones alternas; un endurecimiento de esta zona hace que las ondas de contracción no puedan realizar su labor.

Los principales síntomas de la obstrucción del tubo intestinal son los vómitos, los dolores abdominales severos, la hinchazón del abdomen y una sensación de plenitud. Si no se trata esta patología a tiempo existe riesgo de rotura del intestino, pudiendo derramar los alimentos y bacterias en la cavidad abdominal.

Síntomas de la enfermedad de Crohn

Esto puede provocar una extracción de aire interno severa y, con total probabilidad, derivar en la muerte del paciente.

Fístula

Una fístula es una úlcera provocada en el interior de las paredes internas de los intestinos, teniendo como consecuencia una reducción de las paredes y la formación de perforaciones.

Las fístulas pueden girar en los túneles y moverse de un área del sistema digestivo a otra. Si son muy pequeñas suelen ser asintomáticas pero, si son de gran tamaño, pueden infectarse y provocar dolores, fiebre y sangre o pus; además, si se abren sobre la piel que rodea al ano pueden derivar en un licenciamiento nauseabundo.

Diagnóstico

Ante cualquier dolencia o cualquier síntoma que hemos comentado anteriormente, es fundamental que acudas al médico de cabecera; este profesional será quien se encargue de realizar el diagnóstico inicial. Una de las principales razones de apostar por Adeslas Plena Plus es que puedes acudir al especialista siempre que lo necesites, sin listas de espera.

El doctor realizará un análisis de tu historial clínico y una exploración general, para determinar la sensibilidad abdominal, la erupción cutánea, si hay articulaciones inflamadas o úlceras bucales. A esto le puede acompañar una analítica sanguínea, para comprobar si existen alteraciones inespecíficas, como un incremento de la velocidad de sedimentación.

En este análisis también se puede comprobar el número de glóbulos blancos y plaquetas, así como si existe escasez de proteínas, hierro, vitamina B12 y ácido fólico; otra de las formas de diagnosticar esta enfermedad es mediante un cultivo de heces, de manera que se pueden descartar otras causas de la diarrea.

Para confirmar la enfermedad de Crohn, se realizan unos estudios radiológicos (tránsito intestinal, ecografía y TAC) para conocer dónde está localizada esta patología y cuáles son las posibles complicaciones a las que se enfrentará el paciente.

Por su parte, la colonoscopia ayuda a explorar la mucosa intestinal y permite hacer una biopsia; además, si es necesario, se puede realizar una prueba nuclear o una gammagrafía para conocer la extensión de la inflamación intestinal.

Tratamiento

Es importante señalar que la enfermedad de Crohn es crónica y no tiene cura. Aún así, existen tratamientos que ayudan a controlar los síntomas y evitar nuevos brotes; de esta manera, se consigue aliviar las molestias y reducir la inflamación.

  • Tratamiento general: suele utilizarse para los calambres y la diarrea. Lo más habitual es tomar medicamentos o loperamida que detiene los espasmos en el abdomen; del mismo modo, aquellos tratmientos a base de meticelulosa o ispágula hacen que las heces sean más compactas y sirven para evitar la irritación anal.
  • Fármacos antidiarreicos: sirven para aliviar la diarrea y los retortijones; estos medicamentos, los cuales se administran por vía oral antes de las comidas, incluyen la loperamida, la tintura de opio alcanforada y la codeína.
  • Aminosalicilatos: estos fármacos, normalmente la sulfasalazina, se utilizan para tratar la inflamación. Una de sus principales ventajas es que suprimen los síntomas y reducen la hinchazón, especialmente en el intestino grueso. Suelen suministrarse por vía oral, aunque la mesalazina también puede administrarse como supositorio o edema. No son recomendables en caso de recidiva grave, ya que no son eficientes.
  • Corticosteroides: se administran por vía oral y reducen la fiebre, la diarrea, alivian el dolor, mejoran el apetito, dan una sensación de bienestar y aumentan la sensibilidad abdominal. Lo más habitual es que empiecen a utilizarse en altas dosis y luego se reduzca su cantidad y se interrumpa el tratamiento lo antes posible, ya que pueden provocar efectos secundarios.
  • Fármacos inmunomoduladores: la azatioprina y la mercaptopurina son los más habituales y ayudan a reducir las acciones del sistema inmunitario; son muy recomendables para personas que no responden a otros fármacos y, además, aumentan el tiempo del período sin síntomas.
  • Fármacos biológicos: estos medicamentos sirven para regular las acciones del sistema inmunitario y suelen emplearse para casos moderados y graves de la enfermedad.
  • Antibióticos y probióticos de amplio espectro: el más frecuentes es el metronidazol, el cual se usa para tratar abscesos y fístulas perianales.
  • Régimen dietético: aunque no hay estudios que avalen que las dietas sean eficaces para tratar esta patología, lo cierto es que las terapias nutricionales son muy recomendables para favorecer el crecimiento; por ello, es ideal establecer un desayuno saludable para los niños.
  • Cirugía: suele hacerse cuando se produce una obstrucción del intestino o cuando no se curan las fístulas o los abscesos; en esta intervención, se extraen las zonas afectadas y se alivian los síntomas durante un tiempo indefinido, aunque no se trata de una cura de la enfermedad y esta puede volver a reaparecer en una zona cercana. Es muy habitual que, en algún momento, los enfermos de Crohn deban someterse a una intervención quirúrgica; para que te hagas una idea, un 70% suelen necesitar esta operación porque los medicamentos no les hace efecto.

Enfermedad de Crohn: diagnóstico

Preguntas frecuentes

¿Tienes más dudas sobre la enfermedad de Crohn y sus complicaciones? A continuación te respondemos a las preguntas más frecuentes de nuestros usuarios sobre esta patología del aparato intestinal.

  • ¿Es hereditaria?: es cierto que la enfermedad de Crohn tiene un componente genético, aunque es necesaria la presencia de otros factores ambientales para que pueda darse; uno de los que mayor riesgo presenta es el tabaco.
  • ¿Esta enfermedad es muy frecuente?: según distintos estudios europeos, la incidencia de esta patología es más elevada en países occidentales que orientales; además, suele darse más en países del norte que sureños.
  • ¿La enfermedad de Crohn solo afecta al intestino?: no; aunque se trata de una inflamación intestinal, los pacientes pueden manifestar dolencias en otros órganos. Los más afectados suelen ser los ojos, las articulaciones, la piel, los riñones, el hígado y la vía biliar.
  • ¿Hay más riesgo de padecer cáncer de colon?: sí. La enfermedad de Crohn aumenta el riesgo de padecer cáncer de color, debido al efecto cardinogénico de la inflamación. Además, esto aumenta en pacientes con factores ambientales, como el tabaco. Para evitarlo, existen programas de cribado o detección precoz del cáncer de colon.

En definitiva, la enfermedad de Crohn es una patología crónica y sin cura, la cual se debe tratar desde sus primeras etapas para evitar serias complicaciones que puedan poner en riesgo la salud y la vida de los pacientes; por eso, ante los primeros síntomas, es imprescindible que acudas al médico de cabecera.

¡Comenta lo que quieras!