Saltar al contenido

Teleasistencia domiciliaria: todo lo que debes saber

Uno de los mayores miedos de que una persona mayor viva sola es que necesite ayuda y no haya nadie para dársela; por eso, la teleasistencia domiciliaria se ha convertido en la mejor alternativa para mantener su independencia y proporcionar una mayor tranquilidad a sus seres queridos.

¿Qué es la teleasistencia domiciliaria?

La teleasistencia domiciliaria es un servicio de atención y apoyo domiciliario que permite a las personas mayores o dependientes disponer de una atención profesional personalizada las 24 horas, los 365 días del año.

Una persona mayor recibiendo un servicio de teleasistencia domiciliaria

Este servicio funciona a través de un dispositivo de control remoto, en forma de pulsera o colgante, que incluye un botón. Cuando se pulsa, se envía una señal al centro de control y los profesionales que se encuentran allí se encargan de atender al usuario para ver cuál es la emergencia y, de esta forma, poder movilizar los recursos necesarios para solucionarla lo antes posible.

Objetivos

El principal objetivo de la teleasistencia domiciliaria es dar una respuesta inmediata ante una emergencia sanitaria o social; para ello, la central moviliza los recursos públicos o personales que sean necesarios en cada caso. Además, proporciona una mayor tranquilidad a los familiares y al propio usuario, puesto que la persona usuaria puede acceder a una comunicación personalizada y profesional siempre que lo necesite.

¿Quién lo puede solicitar?

Este dispositivo está pensado para personas mayores de 65 años que, por su edad, soledad o estado de salud, necesitan un servicio de atención, compañía y seguridad constante.

Además, puede ser solicitado por personas mayores de 18 años que tengan una dependencia reconocida por un órgano competente, estén en situación de riesgo de aislamiento severo o tengan una grave incapacidad.

Requisitos

Para poder acceder a los servicios de teleasistencia domiciliaria es necesario cumplir una serie de requisitos que te mostramos a continuación:

  • Disponer de un grado de dependencia que garantice el acceso a la prestación.
  • No padecer trastornos mentales graves ni deficiencias importantes de audición o expresión oral que puedan impedir la comunicación.
  • Disponer de línea telefónica.

Servicios incluidos

A continuación te explicamos los principales servicios a los que pueden acceder los usuarios con teleasistencia domiciliaria:

  • Llamadas: se puede configurar la periodicidad de unas llamadas de acompañamiento, apoyo y seguimiento. En estas ocasiones, los profesionales atienden las necesidades del usuario y los acompañan en situaciones de soledad; además, son especialmente importantes para aquellas personas mayores que no disponen de un entorno social de amigos o familiares y, por lo tanto, tienen un mayor riesgo de exclusión y vulnerabilidad.
  • Asistencia inmediata en caso de emergencia: además del acompañamiento, uno de los servicios más importantes es la atención en caso de urgencia. Estos dispositivos están conectados con una central que está disponible las 24 horas, todos los días del año; de esta forma, los trabajadores pueden saber qué le ocurre al usuario y activar los recursos necesarios para solventar la emergencia.
  • Agenda personal: recordatorio de la toma de medicamentos, las citas médicas o cualquier fecha que el usuario deba recordar.
  • Asesoramiento y orientación: los familiares pueden recibir asesoramiento jurídico, social o psicológico sobre cualquier aspecto relacionado con el cuidado de la persona dependiente; además, los usuarios pueden solicitar ayuda para resolver todas sus consultas.
  • Localización geográfica GPS: puedes adquirir un dispositivo de teleasistencia móvil, para que el usuario reciba la misma atención tanto dentro como fuera del domicilio.

Cómo solicitar el servicio

Para solicitar el servicio de teleasistencia domiciliaria es necesario acudir al Servicio Social de Base que se encuentra en el ayuntamiento de tu localidad. Para hacerlo, debes aportar los datos personales, el DNI, la tarjeta sanitaria y un informe médico relleno por el médico de cabecera de la persona que vaya a recibir la atención.

El coste de este servicio varía en función de las necesidades del usuario y la localidad de residencia; algunas no establecen ningún coste y otras disponen de una cuota única muy asequible, con un importe máximo de 12€.

En definitiva, si eres una persona mayor o tus padres viven solos y tienes miedo a qué les ocurra algo cuando tú no estás, con la teleasistencia domiciliaria tendrás la tranquilidad de saber qué están en las mejores manos. ¿A qué esperas para solicitarla?